La piel y el sol

 
ElProcessed with MOLDIV sol nos da energía, despierta nuestro ánimo y estimula nuestro sistema inmunológico. Se es más alegre, más sensato y se tienen más ganas de hacer cosas cuando brilla el sol.

No obstante, el sol también tiene su lado oscuro. Esto sucede cuando nos exponemos excesivamente a su inmenso poder. Nuestra piel se resiente directamente de los efectos negativos del sol, especialmente las personas de piel blanca y aquéllas no habituadas al sol son muy sensibles y corren el riesgo de que los potentes rayos ultravioleta del sol les cause problemas.

Los peligrosos rayos ultravioleta


Los rayos ultravioleta son los rayos de onda corta de la luz. Se hallan fuera del espectro visible para el ser humano, afectan al organismo y, en especial, a la piel de forma duradera. Se distingue entre rayos UVA, UVB, UVC y todos pueden dañar la piel.

  1. Los rayos UVA penetran hasta las capas profundas de la piel, llegando hasta el tejido conjuntivo. Estimulan la formación de pigmento y proporcionan un rápido bronceado, pero también son los responsables de un envejecimiento prematuro de la piel.
  2. Los rayos UVB no llegan a penetran tan profundamente en la piel. Bajo una intensa acción de estos rayos, se produce la típica quemadura solar y daños celulares. (Tenger presente que la piel no olvida ni una sola quemadura solar. Aun cuando ésta disponga de un sistema de reconstitución, los daños permanecen y se ven reforzados a cada dosis excesiva de sol).
    Además del riesgo de que la piel envejezca o se desgaste prematuramente, se incrementa de forma significativa la probabilidad de contraer cáncer de piel durante la edad adulta.
  3. Los rayos UVC son especialmente agresivos. Con todo, normalmente no alcanzan la superficie del planeta, puesto que la capa de ozono impide su paso, sin embargo, un gran problema se cierne sobre nosotros desde hace algunos años: con el crecimiento constante del agujero de la capa de ozono, podríamos quedar expuestos a esta peligrosa radiación en un mayor grado y causarnos lesiones cutáneas.

 

Protección solar de la piel 

La piel dispone de determinados mecanismos que le protegen de la acción de la luz ultravioleta, estos mecanismos consisten en un engrosamiento de la capa córnea, así como en la formación de los pigmentos responsables del bronceado, entre éstos se destaca la melanina de la cual se encarga su formación los melanocitos. Los melanocitos es una célula de origen nervioso situada en la base de la epidermis. Cada melanocito produce unos pequeños orgánulos intercelulares llamados melanosomas, que a medida que maduran se van cargando progresivamente de gránulos pigmentado: las melaninas. El melanocito se
encarga de la protección solar ya que las melaninas que son sintetizadas en su interior van madurando progresivamente, ascendiendo por las dendritas y son trasferidas y absorbidas por los queranocitos vecinos, una vez ahí se reagrupan frecuentemente encima del núcleo protegiendo el material nuclear.

El color de la piel no depende del número de melanocitos si no de la actividad que ellos poseen que se encuentra en diferentes cantidades en función del tipo de piel, así mismo, el color de la piel tampoco depende únicamente de ello ya que los carotenos y los glóbulos rojos de nuestra sangre, así como otros factores externos también influyen en el color de nuestra piel.

De esta manera, las personas de tez oscura y cabello negro tienen mucho más pigmento o melanina de manera natural que las personas rubias de tez pálida y, por tanto, cuentan con una protección mayor frente al sol.

 

A pesar de la amenaza de un cada vez mayor agujero de la capa de ozono y a pesar del elevado riesgo de formación de arrugas y contraer cáncer, existen todavía muchas personas que año tras año se exponen al sol imprudentemente durante horas, a fin de conseguir el ansiado bronceado. En lugar de habituarse al sol de forma progresiva y con moderación, protegiéndose a la sombra primero y con una crema de factor alto, los turistas obsesionados por el bronceado se tuestan al sol de justicia de mediodía en las playas sin protección alguna y se sorprenden luego de sufrir quemaduras solares, presen-tar manchas en la piel o de que ésta tenga un aspecto deteriorado.

 

Reglas de oro para tomar el sol

Processed with MOLDIV¡Menos es más!. Un bronceado adquirido de forma gradual y prudente dura mucho más tiempo y permanece uniforme, debido a que no se han producido quemaduras que arruinen la tez. Por otro lado, un bronceado moderado da una impresión mucho más saludable, deportiva y agradable que una piel oscura quemada por el sol ganada a pulso de imprudencias que ademas tiene un aspecto curtido y más arrugas: y esto no hace sino parecer más envejecido.

Determinar el tipo de piel

Por estas razones es necesario que identifique primero el tipo de piel que tiene. Para ello, la siguiente tabla le será de ayuda.

Es muy importante un bronceado con moderación y uniformemente, recuerde el efecto deshidratante del sol y nútrala en verano con lípidos y agua. Lenta habituación al sol si todavía no ha tomado ningún baño de sol, debe prestar especial atención a la protección de los rayos ultravioleta.

Alternativa al bronceado solar: Autobronceadores

2016-08-01 18.53.42-1.jpgSi desea conseguir un suave bronceado, pero no quiere exponerse a pleno sol tiene dos posibilidades: los autobronceadores y el solárium o cabinas de bronceado (que mas adelnate hablaré de este). Existen autobronceadores de diferentes fabricanes: estos además de nutrientes e hidratames, contienen dihidroxiacetona una sustancia que se combina con las proteínas naturales de nuestra piel provocando un ligero bronceado. Éste afecta únicamente a la capa córnea superior, no es perjudicial en absoluto y no constituye ningún peligro. No obstante este bronceado artificial no puede compararse al derivado de la exposición a los rayos ultravioleta ya que el verdadero bronceado siempre actuará como una fotoproteeción natural frente al sol, es decir, protegiendo contra los rayos solares, por lo tanto, el bronceado obtenido mediante un aurobronceador no protege del sol por lo que será necesaria la utilizacion de protección solar.

 

Solárium

Si bien los autobronceadores no afectan a la piel y no representan ningún peligro para la salud, no siempre puede decirse lo mismo de los soláriums. Este dispositivo irradia rayos ultravioleta bronceadores. Filtran los rayos UVB, que son los que producen quemaduras solares, y dejan pasar los rayos UVA, responsables del bronceado que además de permitir adquirir el tono de bronceado perseguido esta radiación tiene otros efectos no tan deseados. Como ya hemos mencionado anteriormente, este tipo de radiación penetra hasta las capas más profundas de la piel, con lo que el tejido conjuntivo puede resultar dañado. Entre sus posibles consecuencias cabe destacar un envejecimiento prematuro, pérdida de elasticidad, así como celulitis. Otros estudios han demostrado que acudir al solárium con demasiada frecuencia estresa el sistema inmunológico, pudiendo debili-tarlo. El solárium resulta indicado si desea preparar la piel de cara a las vacaciones. A diferencia de los autobronceadores, el bronceado de solárium sí que genera una fotoprotección, una capa que protege la piel del sol hasta cierto punto.
En el solárium protéjase los ojos mediante unas gafas especiales. La delicada piel de los párpados no es suficiente para proteger a los ojos de esta peligrosa radiación.

Anuncios

1 comentario »

Deja un comentario